¡Las Rosas son dulces, las Violetas saludables!

Todos conocemos el refrán infantil, “las rosas son rojas y las violetas azules”, pero muchos no saben de las propiedades nutricionales que las flores comestibles entregan, además de ser un agrado a la vista y al olfato. En este blog vamos a conversar de cuatro flores comunes que crecen fácilmente durante la temporada de bajas temperaturas en Houston y que te entregarán nutrientes claves para mantener a tu cuerpo sano y activo todo el año.

La flor de la Caléndula, un miembro de la familia de Marigolds y sus pétalos son altos en antioxidantes y antiinflamatorios y pueden ayudar a calmar dolores digestivos. Cuando se saltea con aceite de oliva puede tener un sabor similar al azafrán. Para cultivarlas planta semillas de a fines de noviembre para disfrutar de sus flores a fines del invierno y en primavera. Recolecta las flores secas y guárdalas para cultivarlas nuevamente el siguiente otoño.

La flor de Cebollín o Cebollino (Chives) es de color violeta, y su sabor es similar al cebollín. Su flor entrega nutrientes claves a tu cuerpo como el Calcio y el Potasio para tu sistema nervioso, Betacaroteno para tus ojos, Vitamina K para mejorar la coagulación de la sangre y además ácido fólico el cual ayuda a prevenir la anemia y disminuye la hipertensión. Germina las semillas del cebollín en un espacio obscuro y caluroso (60 a 70 F). Cuando las plantas tengan una altura de 6 pulgadas trasplantar afuera luego de la última helada. Deja un par de flores secar y guarda sus semillas para el próximo año.

La flor de la Calabaza o Calabacín (Squash Blossom) es un favorito por su sabor dulce y fino. Son una fuente rica en Vitamina B9 la cual ayuda al cuerpo a convertir los carbohidratos en energía para el día a día. Para cultivar, planta sus semillas en un lugar con luz a finales de febrero y mantén las plantas con un suelo húmedo y rico en materia orgánica. Cosecha solo las flores masculinas las cuales crecen en los tallos largos. Intenta freírlas en panko rellenas con queso ricota y menta. ¡Te sorprenderá su sabor!

Las Violetas y las hojas de su planta son de sabor dulce y contienen altos niveles de vitamina A y C. La Vitamina A es clave para cuidar de tus huesos y tu sistema reproductor, y también se le asocia a la mejora en la capacidad pulmonar. Por otro lado, la Vitamina C nos ayuda en la formación de colágeno, absorción de hierro en la sangre y sanación de heridas. Puedes usar las flores en ensaladas, salteados de verdura y también secarlas para usarlas como infusión de té. Para cultivarlas en Houston, te recomendamos comprar violetas en cualquier vivero durante noviembre y plantarlas en semi-sombra con acceso a agua y suelo rico en nutrientes. Las Violetas comúnmente producirán semillas en primavera y crecerán nuevamente en los días fríos de otoño.

Otra flor comestible favorita y fácil de cultivar son las flores de la planta de Nasturtium, las cuales tienen un sabor picante similar a los rabanitos y le dan un impulso de sabor increíble a cualquier ensalada. Las flores de Nasturtium son altamente saludables, tienen alto contenido de Vitamina C que ayuda a tu sistema inmune, Hierro y Vitaminas B12, B2 y B3 que ayudan a tu cuerpo a procesar proteínas ¡Aumentando tus niveles de energía! Las plantas de Nasturtium prosperan durante los meses fríos de Houston. Para cultivarlas, solo planta sus semillas en un lugar con acceso al sol de la mañana a fines de noviembre y mantén el suelo húmedo. Cuando las temperaturas aumenten y la planta ya no produzca mas flores, asegúrate de recolectar las vainas de semillas para sembrarlas el próximo otoño.

Hay solo unas pocas flores comestibles que crecen fácilmente en los días fríos y en primavera. Como cualquier alimento, te recomendamos que pruebes un poco primero para evitar alergias y complicaciones digestivas.

Paula Balbontin grew up on a farm in Chile.  She is passionate about using our creative human capacity, affordable technologies, and new education models to build sustainable solutions for growing healthy food in Houston.

Leave a Reply